Salmoneras en Argentina: Contracorriente y Contra el Ambiente

Desde hace un tiempo ya en la Patagonia Austral, se están movilizando distintos grupo de diferentes sectores buscando evitar la instalación de Salmoneras. ¿Por qué estas personas afirman que el salmón afecta aspectos sociales, ambientales y económicos en su producción?

Recientemente se estrenó un documental titulado “Contracorriente”, realizado por “Sin Azul No Hay Verde”, el programa marino de la fundación Rewilding Argentina creado en el año 2017 para proteger el hábitat del mar patagónico, de sus costas y las especies que allí existen. En esta producción audiovisual se puede conocer en detalle la lucha – en parte concluida con éxito – del pueblo chileno y la actual lucha del pueblo argentino austral por defender el Canal de Beagle. 

En esta zona en la que se mezclan las tonadas chilenas con las argentinas como se mezclan las aguas del pacífico con el atlántico, existe un escenario prístino, de una biodiversidad incomparable que busca desesperadamente que sus habitantes lo defiendan. 

Conocemos muy poco del funcionamiento del Canal”, comenta Gustavo Lovrich, investigador científico del CONICET. “Y eso nos hace responsables de impedir arruinar el Canal Beagle con un emprendimiento comercial del tipo de las salmoneras antes de conocer qué es lo que pasa”. 

Los salmones, apretujados unos a otros entre ellos, son alimentados con píldoras que contienen harina de pescado, colorantes, pesticidas, antibióticos y químicos usados para aumentar la producción. A su vez, los químicos y las heces de los animales se depositan en el fondo marino, generando falta de oxígeno y creando zonas muertas en las que la vida marina no puede prosperar.

¿Pero porqué se ataca abiertamente a esta producción que funciona muy bien en otros lugares del planeta? El panorama en cuanto a la producción de salmones en Chile es alentador desde hace años. Es por eso que actualmente es el segundo productor de salmones más importante del mundo. Pero esto es suficientemente entendible debido a su geografía, ya que cuenta con costas, bahías y fiordos que le permiten fácilmente instalar cientos de jaulas para la producción salmonera. 

En cambio, en Argentina, el panorama es diferente. El plan es cortoplacista debido al poco espacio geográfico donde podrían instalarse dichas jaulas y en 10 años de producción contaríamos con el denominado “mar muerto, como lo cuenta Martina Sasso, Coordinadora del Programa Marino Rewilding Argentino: un mar anóxico (aguas en las que el oxígeno disuelto está agotado), debido a los componentes que se les inyectan a los peces para que puedan vivir de esa manera enjaulados, que termina perjudicando el ambiente de alrededor y eliminando el oxígeno del mar a un costo irreversible. 

De instalar salmoneras dentro del canal, va a haber una acumulación de toxinas y materia orgánica que va a terminar en un desastre ambiental, asegura Gustavo Lovrich. 

Al grito de “El Canal se defiende, No a las Salmoneras” se armó una coalición ciudadana internacional chilena-argentina. Ellos cuentan con un caso de éxito al rechazo de esta industria del lado chileno, ya que en el año 2016 hubo un levantamiento de los pobladores locales, que pudieron decirle a viva voz – y cara a cara – a los reyes noruegos que estaban de visita la necesidad de cuidar este espacio único. Finalmente lograron que 4 emprendimientos productivos que ya estaban listos para comenzar “a producir”, sacaran sus jaulas del mar bajo el aplauso esperanzado de cientos de presentes. “Si el segundo productor de salmones a nivel mundial entendió que no puede tocar esta zona, que no puede contaminar un ecosistema prístino único en el mundo que es una zona de interacción con aguas antárticas que alberga al 36% de la biodiversidad de mamíferos marinos a nivel mundial, es una locura que Argentina piense hacerlo en pleno siglo XXI”, explica emocionada Estefanía González, coordinadora Océanos Greenpeace Andino. 

Hay grandes chances de que se instalen las salmoneras. Tienen el capital y los inversionistas interesados. Estamos sumamente preocupados: avanzar con su desarrollo provocaría daños irreversibles al ambiente”, sostuvo Alexandra Sapoznikow, Coordinadora del Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia.

El Mar Argentino es uno de los hábitats marinos de mayor biodiversidad en el planeta y se encuentra hoy en día en grave peligro. Entre sus más importantes amenazas están la sobrepesca, la contaminación marina y la consecuente extinción de especies.  La necesidad de conservar sus hábitats responde a una urgencia de carácter global.

Pero parece que no todo está perdido si las campañas de concientización, el involucramiento civil y los programas de educación aumentan. 

El reconocido chef argentino Francis Mallmann, quien participó activamente de los encuentros y eventos que se realizaron para generar conciencia sobre este tema, anunció que no utilizará más estos peces de criadero en sus restaurantes. Después de 25 años de vender salmón de criadero en todos nuestros restaurantes, hemos decidido prohibir este producto en un esfuerzo por restaurar poblaciones de peces salvajes, explicó Francis Mallmann. Y agregó: Nunca es tarde para aprender y comenzar de nuevo.

Propuestas de acción. 


Si querés ver el documental “Contracorriente”, podés hacerlo directamente en el sitio
www.noalasalmonicultura.com y también firmar una petición para manifiestarte en contra del proyecto que busca instalar la Salmonicultura en la provincia de Tierra del Fuego y apoyar la prohibición por ley de la actividad en aguas Argentinas. Desde el home del sitio te invitan a enviar una carta a la legislatura de Tierra del Fuego que solicite el tratamiento del proyecto de ley que prohíba la salmonicultura en la provincia. 

También podés apoyar la Petición lanzada por la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) para pedirle a las autoridades chilenas que investiguen los daños de la salmonicultura en la Patagonia y que tomen las medidas al respecto.

Educación Ambiental como Eje Transversal. Es clave que podamos seguir como sociedad fomentando la educación ambiental en las escuelas latinoamericanas. Es clave reconocer y recordar la importancia del conocimiento adquirido de forma temprana.  

Y por último, como dice Narda Lepes, “es político lo que uno come”. Siempre. “Cuando compras algún producto estás votando por alguna forma de algo”. Por eso el consumo responsable es clave para que vos, desde tu hogar, puedas hacer algo al respecto y dejar de ir contra la corriente.