Proyección de ‘William and The Windmill’

El pasado miércoles 25 de marzo, inauguramos nuestro primer Green Drinks Buenos Aires del año en el Centro Cultural El Quetzal, en donde compartimos la proyección del documental “William and the windmill”, de Ben Nabors. La película cuenta la historia de un niño africano que, con apenas 14 años, logra cambiar por completo el rumbo de su vida, el de su familia y el de toda su comunidad.

William Kamkwamba vivía en un poblado de Malawi extremadamente pobre. En el año 2000, se ve afectado por una prolongada sequía que les hace perder sus cosechas. El hambre azota a sus habitantes y comienza a hacer estragos en las conductas de algunas personas del lugar. Él y sus hermanos solo comen por la noche una pequeñísima ración de pasta de maíz. Por esta misma razón, William tiene que dejar el colegio, ya que sus padres no cuentan con dinero para pagar la matrícula.

Este panorama desolador que presupone un desenlace aún peor es, en cambio, el inicio de algo nuevo, imprevisto y transformador. Apenado por no poder concurrir a clases, a William se le ocurre ir a la biblioteca donde encuentra un libro acerca de cómo utilizar la energía. Así es como a partir de una imagen que ve, y usando los materiales que tenía a su alcance, construye un molino de viento y genera energía para su hogar. “Saqué información sobre molinos, lo intenté y lo hice”, cuenta el chico en el filme para quien, afortunadamente, los conceptos “no puedo”, “es muy difícil”, o “se me hace imposible” no estaban incorporados a sus creencias ni a su vocabulario. En 2006, la hazaña de William es dada a conocer por un periodista que publica su historia y, a partir de allí, se replica en cientos de diarios, blogs y radios.

Aparecen inversores privados que movilizados por su determinación y audacia se comprometen a financiar su educación, y hasta surge un mentor que le ayuda a encauzar y potenciar su repentina y extraordinaria fama a nivel mundial.

Dentro de sus logros figuran: el haber podido ir a estudiar a la Academia de Liderazgo Africano, haberse graduado en el 2014 en la universidad norteamericana de Dartmouth; la publicación de un libro titulado “El niño que atrapó el viento”, que pronto alcanzó la lista de los más vendidos; su participación en las charlas TED y en el foro Económico Mundial de 2008, el haber brindado conferencias en reconocidas universidades para los estudiantes, y este documental que narra su historia. Pero el primero y más importante de todos sus logros, es el haber creído en él mismo. “Quiero dar un mensaje a los africanos y a los pobres, y a todo el mundo. Crean en ustedes mismos y confíen. Pase lo que pase, no se rindan”, dijo en una de sus tantas conferencias. De naturaleza humilde y solidaria, él no se olvida de sus raíces. Además de ayudar a su familia, se preocupa y ocupa de que toda su comunidad esté mejor. Así es como con apoyo internacional ya ha levantado allí una escuela, y continúa levantando molinos en su tierra para dotar de electricidad y agua de riego a los campos de todo el poblado.

La película nos enseña que frente a situaciones hostiles y adversas, es posible encontrar nuevas ideas, soluciones y caminos alternativos. Y que cada uno de nosotros, a través de nuestras acciones, puede generar un cambio en nuestras vidas y en la de los demás.

Agradecemos a Green Tara Contenidos Culturales y al Green Film Fest por habernos facilitado este documental, que formó parte del último Festival de Cine Ambiental.

IMAGEN: www.engineeringforchange.org