ODS: una agenda que marca el rumbo de la humanidad

En el marco de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible llevada a cabo en Septiembre 2015 en la sede de las Naciones Unidas, los principales líderes mundiales sentaron las bases para la construcción y ejecución de una agenda global orientada a abordar integralmente las principales problemáticas que golpean al planeta y a la vida humana. Para ello, se trazaron 17 objetivos y 169 metas que deberán cumplirse, como máximo, en 2030.

En esta nota recorremos algunos de los ejes que dan vida a los Objetivos de Desarrollo Sostenible:

1. Pobreza y desigualdad: De acuerdo al informe emitido por las Naciones Unidas, en la actualidad, más de 700 millones de personas se hallan en situación de pobreza extrema no pudiendo satisfacer sus necesidades básicas. La pobreza y la desigualdad son fenómenos que trascienden la esfera económica: la vulnerabilidad social, la falta de oportunidades e inclusión, la exposición a enfermedades, condiciones salubres deficientes y la desnutrición son algunos de los tantos factores que profundizan la problemática.

2. Hambre: Para la consecución de este objetivo es necesaria una profunda revisión del actual funcionamiento de los medios de producción masivos de alimentos en relación al incremento poblacional previsto para los próximos años—Naciones Unidas estima que a nivel global se llegará a 8.600 millones de personas para 2030—. A su vez, es necesaria la implementación de cambios en el sistema agropecuario teniendo en cuenta la explotación masiva y degradación de los suelos, el uso de agroquímicos y la destrucción de hábitats. Es también vital una gestión eficiente de distribución de alimentos que abastezca a toda la población y evite los desperdicios.

3. Salud y bienestar: Para garantizar que las personas gocen de un buen estado de salud es imperioso contar, a nivel global, con un sistema sanitario que pueda hacer frente a las enfermedades existentes y que se encuentre enfocado en la prevención. Hoy en día, epidemias como el VIH o aquellas contraídas por transmisión sexual son evitables si se recibe la información y educación pertinente. La adopción de hábitos diarios saludables—mejorar la alimentación, la actividad física y los chequeos regulares— y las campañas de prevención—promovidas tanto por el sector público como privado—marca una diferencia notable.

4. Educación: Sin dudas, el acceso a un aprendizaje sólido y de calidad es uno de los pilares sobre los cuales se erige el desarrollo integral de una persona. La educación expande la mente, alimenta la sed de conocimiento propia del ser humano y abre puertas en el mercado laboral. La educación combate a la pobreza y es una herramienta que permite la creación de sociedades más avanzadas y prósperas. De esta manera, la inversión en recursos educativos debiera ser una prioridad a la hora de definir políticas públicas, así como también, el trabajo en comunidades locales vulnerables.

5. Igualdad de género y empoderamiento femenino: A nivel mundial, son miles las mujeres y niñas que aún viven en condiciones de desigualdad tanto a nivel familiar-personal como a nivel profesional-laboral. El matrimonio y embarazo infantil, la violencia física y psicológica, las agresiones sexuales, la prostitución forzada y la discriminación son fantasmas que aún en día acechan a la población femenina. En el ámbito laboral, los denominados “techos de cristal” y la brecha salarial entre hombres y mujeres actúan como barreras que limitan el crecimiento profesional de una mujer. ¿Qué se puede hacer para impulsar el cambio? Empoderar a mujeres y niñas para que estudien y rompan con los estereotipos impuestos. Educar a los hombres y niños en la cultura del respeto e inclusión. Reconocer la igualdad de salarios y reforzar la ley para asegurar la integridad de las mujeres.

6. Gestión sostenible del agua y saneamiento: Hoy en día, más de 1500 millones de personas se enferman a causa de la ingesta de agua contaminada. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 2.600 millones de personas han logrado acceder a agua potable pero más de medio millón aún no es capaz de satisfacer esta necesidad básica. El agua no segura es un reservorio de un sinfín de enfermedades que, de no ser tratadas, son potencialmente mortales. De esta manera, es esencial la expansión de redes hídricas y servicios de agua y saneamiento así como la concientización.

7. Acceso a energía: Este objetivo se focaliza en garantizar que todos los habitantes puedan hacer uso de servicios energéticos asequibles y que cuiden al planeta. En este sentido, es fundamental acelerar la transición hacia fuentes de energía renovables en detrimento de la explotación de combustibles fósiles, cuya quema es responsable de la generación de gases de efecto invernadero. En este sentido, tanto el Estado como los individuos cuentan con la responsabilidad de gestionar eficientemente los recursos energéticos de manera tal de mitigar su impacto. ¿Cómo? Instalando paneles solares, reduciendo el uso de automóviles, cuidando la electricidad, por ejemplo.

8. Crecimiento económico y empleo: Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 2016 se registraron 197 millones de personas desempleadas. El mismo organismo prevé que dicha cifra ascenderá a 201 millones en 2017. La debilitación de la economía mundial, los flujos comerciales y las inversiones más lentas han contribuido a la caída del empleo a nivel global. El panorama actual requiere economías dinámicas e innovadoras que permitan revertir la situación. Las energías renovables, por ejemplo, son una fuente de trabajo para miles de personas generando un doble beneficio: a las personas y al planeta.

9. Infraestructura ciudades inteligentes e innovación: La transición hacia una economía sustentable requiere infraestructura y diseño de ciudades que acompañen su crecimiento. Para ello, las tecnologías de información y la innovación son pilares que impulsan y facilitan la optimización de recursos, el cuidado del medio ambiente y mejoras en la movilización urbana.

10. Cambio climático: En la actualidad, los efectos del calentamiento del planeta se están haciendo cada vez más visibles: el nivel del mar está aumentando, los deshielos son más frecuentes, los mares y océanos son más cálidos, los fenómenos meteorológicos son cada más más intenso. En consecuencia, la vida humana se ve afectada y ecosistemas enteros peligran. ¿Qué podemos hacer para evitar que la temperatura del planeta supere los 2°C durante lo que queda del presente siglo? Reducir nuestra huella de carbono, fortalecer los mecanismos y leyes internacionales, mejorar la eficiencia energética.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible hacen eco de los desafíos que, hoy en día, enfrentamos como humanidad. Su concreción es una tarea conjunta entre el sector público y privado, la sociedad civil y los organismos internacionales. Nos encontramos frente a una agenda cargada de compromisos impulsada por la esperanza de construir un futuro mejor. ¿Lo lograremos?

Para conocer los 17 Objetivos completos cliqueá aquí.

El martes 14 de noviembre tendremos una Edición Especial de Green Drinks BA sobre los ODS. ¡Ya podes reservarte la fecha!

Carla Gago

Esta entrada fue publicada en Blog y clasificada en , , , , , . Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.
  • Próximo encuentro:

    Día: Martes 5 de diciembre 2017 de 19hs a 21hs.

    Sede: Francis Platz, Andrés Arguibel 2859 (Las Cañitas)

    Tema: Cierre de año

    Cómo asistir: La convocatoria se realiza por Welcu.com. Si no te llegó la invitación por email, inscribite al encuentro desde AQUÍ

  • Suscribite al newsletter:

    *indica dato obligatorio